El peligro de conducir con sueño

Conducción distraida es responsable de una gran cantidad de accidentes automovilísticos, por lo que muchas legislaturas estatales han aprobado leyes que prohíben enviar mensajes de texto y conducir. El exceso de velocidad, la conducción imprudente, el equipo inadecuado y el mantenimiento deficiente también causan muchas colisiones, y existen leyes en contra de todas ellas. Sin embargo, otra causa frecuente de accidentes es conducir cuando el conductor está somnoliento.

Permanecer alerta es fundamental para poder responder rápidamente y manejar adecuadamente un automóvil, camión, autobús u otro vehículo motorizado. Los recientes accidentes graves en las noticias nacionales que involucran autobuses donde se sospecha que un conductor somnoliento es la causa han puesto de relieve este problema.[1]   Desafortunadamente, conducción somnolienta Es muy difícil legislar contra ello, en parte porque no existe una prueba estándar mensurable para la somnolencia.[2]   A pesar de la falta de una solución legislativa, todos deberíamos estar en guardia contra la conducción cuando tenemos sueño. Conducir cuando está somnoliento no solo pone en riesgo al conductor, sino también a los pasajeros, los vehículos circundantes y los peatones. Cuando esté detrás del volante, debe estar atento a su entorno para conducir con seguridad.

Aparte de la amenaza obvia de quedarse dormido al volante, conducir con sueño también afecta negativamente su capacidad para conducir de las siguientes maneras:[3]

  • Tiempo de reacción, juicio y visión deteriorados;
  • Problemas con el procesamiento de la información y la memoria a corto plazo;
  • Disminución del rendimiento, la vigilancia y la motivación; y
  • Mayor mal humor y comportamientos agresivos.

Cualquiera que conduzca somnoliento corre el riesgo de provocar un accidente, pero hay ciertos grupos de personas entre los que la conducción somnolienta es especialmente frecuente, entre ellos:[4]

  • Gente joven;
  • Trabajadores por turnos y personas con largas jornadas laborales;
  • Conductores comerciales, especialmente conductores de larga distancia; y
  • Viajeros de negocios.

Los estudios del gobierno muestran que la fatiga de los conductores de camiones es un factor que contribuye en al menos 13% de todos los choques de camiones.[5] Además, la cantidad de choques que involucran camiones ha aumentado constantemente durante los últimos cinco años. Desafortunadamente, a pesar de los peligros obvios de conducir con sueño, la industria de camiones ha logrado persuadir al Comité de Asignaciones del Senado para que suspenda una nueva regulación del Departamento de Transporte (DOT) destinada a reducir la ocurrencia de incidentes de conducción con sueño entre los conductores de camiones.[6] Ya sea que la industria del transporte por carretera tenga éxito o no en sus intentos de frenar las regulaciones del Departamento de Transporte, siempre debe estar atento a su entorno cuando esté conduciendo. Ser capaz de reaccionar rápida y apropiadamente a los peligros de la carretera es más difícil de hacer si está somnoliento.

Afortunadamente, hay una serie de pasos que puede seguir para reducir el riesgo de conducir con sueño:[7]

  • Si planea conducir, asegúrese de haber descansado lo suficiente antes de su viaje.
  • Si el viaje es largo, asegúrese de programar un descanso cada 2 horas o 100 millas.
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe en el viaje; esta persona puede ayudarlo a mantenerse alerta durante el viaje y compartir la conducción.
  • Asegúrese de evitar beber alcohol o tomar medicamentos sedantes antes de ponerse al volante.

¿Qué tan frecuente es este problema? Entre casi 150,000 adultos de al menos 18 años o más en 19 estados y el Distrito de Columbia, 4.2% informó que se habían quedado dormidos mientras conducían al menos una vez en los 30 días anteriores. Las personas que roncaban o dormían habitualmente 6 horas o menos por día tenían más probabilidades de informar de este comportamiento.[8]

Para nuestra seguridad en las carreteras y autopistas, intente dormir lo suficiente antes de conducir. Las consecuencias de conducir con sueño pueden ser inesperadas, trágicas y durar toda la vida.

Sobre el Autor: Clayton Allen es un Mechanicsville, VA Abogado de lesiones personales con más de 20 años de experiencia defendiendo los derechos de aquellos que han sido lesionados por causas ajenas a su voluntad. Clayton es socio de Allen, Allen, Allen & Allen.


[1] Consulte "Conducir con sueño sigue siendo un dilema difícil de alcanzar en la carretera", 5/11/13, en https://news.yahoo.com/drowsy-driving-remains-elusive-highway-dilemma-173744349.html.

[2] “No hay forma de legislar contra la somnolencia”, dijo Bruce Hamilton, gerente de investigación y comunicaciones de la Fundación AAA para la Seguridad del Tráfico, que en cambio se enfoca en campañas de educación pública y en la publicación de folletos que advierten sobre los peligros. Ver historia en https://news.yahoo.com/drowsy-driving-remains-elusive-highway-dilemma-173744349.html.

[3] Consulte "Conducción somnolienta: dormido al volante", sitio web de los Centros para el Control de Enfermedades en  https://www.cdc.gov/features/dsdrowsydriving/. Ver también www.drowsydriving.org/about/ para más información.

[4] Consulte el artículo "Conducir con sueño: ¿Quién está en riesgo?", En www.drowsydriving.org/about/whos-at-risk/.

[5] Consulte el estudio, "Informe al Congreso sobre el estudio de causas de accidentes de camiones grandes", Administración federal de seguridad de autotransportistas, noviembre de 2005, "Tabla 8 - Número estimado de camiones en todos los accidentes por factor asociado", en formato pdf en https://www.fmcsa.dot.gov/safety/research-and-analysis/report-congress-large-truck-crash-causation-study.

[6] El Comité Editorial, Conductores somnolientos, carreteras peligrosas: la industria de camiones quiere debilitar las reglas de seguridad, NY Times (13 de junio de 2014), www.nytimes.com/2014/06/14/opinion/the-trucking-industry-wants-to-weaken-safety-rules.html.

[7] Consulte estos y otros consejos preventivos, consulte www.drowsydriving.org/countermeasures.

[8] Consulte los datos de este estudio en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). “Conducir con sueño - 19 estados y el Distrito de Columbia, 2009-2010” (1/4/13). MMWR. 2013; 61: 1033-7, en https://www.cdc.gov/