Juegos de cabeza: ¿Son peligrosos los encabezados de fútbol?

Juegos de cabeza: ¿Son peligrosos los encabezados de fútbol?

En los últimos años se ha prestado mucha atención a lesiones en la cabeza y lesiones cerebrales que sufren los jugadores de fútbol, y si el efecto acumulativo de estos impactos es perjudicial para su salud. Pero con demasiada frecuencia pasamos por alto los peligros potenciales de los deportes que carecen del físico crudo y doloroso del fútbol. El fútbol es el único deporte en el que los jugadores usan la cabeza para avanzar y controlar el balón. Los futbolistas profesionales cabecearán el balón miles de veces durante sus carreras. Aunque el efecto de un solo golpe puede ser mínimo, esos miles de impactos pueden tener un efecto grave en la capacidad de un jugador para pensar, razonar y concentrarse.

Pero, ¿qué implica realmente un encabezado y cuáles son las fuerzas involucradas? Una pelota de fútbol promedio pesa casi exactamente una libra y puede volar por el aire a velocidades de más de 75 mph. La fuerza aplicada cuando tal objeto golpea la cabeza está justo por debajo de las pautas de tolerancia de fuerza aceptables utilizadas por la industria del automóvil al estudiar los accidentes automovilísticos. Sin embargo, estos números brutos no cuentan toda la historia. La técnica de cabeceo adecuada coloca la pelota en el puente de la frente, donde el cráneo es más grueso. Además, el movimiento impulsor hacia arriba de un cabezal hace que la mayor parte de la fuerza se disipe hacia el pecho. Como resultado, el cabezazo de fútbol promedio entrega solo alrededor de 500 Newtons [1] de fuerza a la cabeza, incluso las pelotas que viajan más rápido apenas rompen 1000 Newtons. A modo de comparación, el golpe de boxeo promedio entrega alrededor de 6300 Newtons directamente a la cabeza y la cara. [2]

Ahora que entendemos cómo y en qué cantidades se aplica la fuerza durante un encabezado, debemos comprender los efectos de esa fuerza. El Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas ha comenzado un nuevo estudio diseñado para aprovechar los avances tecnológicos para llevar equipos de prueba a los jugadores en el campo. El estudio se centró en el equipo de fútbol de una chica de secundaria en el área de Houston. Los investigadores asistieron a una práctica en la que el equipo trabajó en los encabezados y luego probaron las respuestas de la niña a los estímulos puntuales y contrapuntos. También evaluaron a una docena de niñas que no practicaban deportes de contacto. El estudio reveló una brecha pequeña pero significativa entre los tiempos de respuesta de los jugadores de fútbol y el grupo de control, y los jugadores de fútbol se desempeñaron ligeramente peor. Además, la cantidad de encabezados, la cantidad de tiempo dedicado a la práctica y la cantidad de años jugando al fútbol tuvieron un impacto negativo en el rendimiento en las pruebas. [3]

Este estudio no debe tomarse como una señal de que el fútbol es peligroso o que los padres deben comenzar inmediatamente a sacar a sus hijos del deporte. Esta es una prueba, en un equipo, durante una práctica. Los investigadores admiten que no hicieron un seguimiento de los jugadores y que sus respuestas podrían haber vuelto a la normalidad unas horas más tarde. Lo que sí demuestra este estudio es que los investigadores se están volviendo más conscientes de la posibilidad de que los encabezados sean peligrosos y están realizando estudios para obtener más información. En particular, les preocupa el hallazgo de que los años de fútbol jugado pueden ser una variable significativa, ya que esto podría indicar un daño a largo plazo. El Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas está ampliando su investigación sobre este asunto, y otros grupos no se quedan atrás. [4]

Aunque no hay evidencia concluyente de que los cabezazos en general sean peligrosos, hay una serie de situaciones en las que los investigadores coinciden en que la fuerza de la pelota representa un problema grave. El primero es un encabezado mal ejecutado. Si el jugador tiene una técnica deficiente, la cabeza no está bien apoyada por el pecho y el cuerpo cuando golpea la pelota, lo que evita que la fuerza sea absorbida y aumenta en gran medida la cantidad de trauma en el cráneo. La segunda situación peligrosa involucra a jugadores jóvenes. Con demasiada frecuencia, los jugadores muy jóvenes usan pelotas de tamaño normal y la relación entre el peso de la pelota y el tamaño del jugador crea una situación peligrosa. Las ligas juveniles siempre deben usar balones de fútbol más pequeños diseñados para niños. Finalmente, los balones de fútbol más viejos pueden volverse peligrosos a medida que pierden su revestimiento impermeable y comienzan a absorber agua. Una pelota empapada puede ganar varios kilos de peso y herir fácilmente a un jugador desprevenido que intenta un cabezazo.

El fútbol, al igual que la mayoría de los otros deportes, obliga al jugador a correr ciertos riesgos. Pero sigue siendo el deporte más jugado y visto del mundo. Si juega con la técnica adecuada y el equipo adecuado, puede minimizar sus riesgos y disfrutar del deporte.

Sobre el Autor: Courtney Van Winkle es socia y abogada litigante del bufete de abogados de lesiones personales de Allen & Allen. Ella concentra su práctica en casos de lesiones personales, casos de lesiones cerebrales y reclamos por muerte por negligencia. Ella sirve a clientes en todo el estado de Virginia y trabaja principalmente en la empresa. Richmond, oficina de VA y Oficinas de Glen Allen, VA. Courtney es una firme defensora de las personas heridas, incluidos los niños.


[1] Un Newton es la cantidad de fuerza necesaria para acelerar un kilogramo de masa a una velocidad de un metro por segundo al cuadrado.

[2] http://headball.com/hazards.html

[3] http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23460843

[4] http://www.foxnews.com/health/2011/11/29/heading-soccer-balls-can-lead-to-brain-damage-study-says/