Conducción para personas mayores: ¿Cuándo es el momento de dejar de conducir?

La decisión de que una persona mayor deje de conducir es emocional. ¿Quién determina cuándo es el momento? A veces, el conductor toma esa decisión, pero la mayoría de las veces es un miembro de la familia, ya sea un cónyuge o un hijo. Por muchas razones, la decisión de entregar las llaves del auto es un paso que todos los miembros de la familia involucrados quieren evitar, pero si tiene inquietudes sobre la capacidad de conducción de un familiar, no las ignore. Lo último que desea es que su ser querido se vea involucrado en un accidente automovilístico. Aunque muchas personas mayores continúan conduciendo de manera segura mucho más allá de los 80th cumpleaños, muchos conductores mayores enfrentan problemas como pérdida de audición y visión, tiempos de reacción más lentos y otros problemas de salud que pueden amenazar su seguridad en la carretera.

Los expertos coinciden en que el hecho de que seas una persona mayor no significa que seas un mal conductor. Entonces, ¿cómo sabe realmente cuándo es el momento de que su ser querido deje de conducir? Es importante observar todas las condiciones y asegurarse de estar convencido de que no hay otras opciones. Hay algunos factores de salud que pueden generar preocupación si uno continúa conduciendo. Si bien estos no siempre descartan conducir, pueden aumentar el riesgo y deben ser vigilados de cerca. Los medicamentos recetados pueden afectar la capacidad de conducción. Si su familiar toma muchos medicamentos recetados a diario, es importante conocer los posibles efectos secundarios como visión borrosa, somnolencia, confusión, reflejos retardados y temblores, por nombrar algunos.

La conducción segura está directamente relacionada con una buena visión. Desde poder leer las señales de tránsito con precisión hasta ver a los peatones y otros vehículos con su visión periférica, la conducción segura requiere una buena vista. Pero a medida que uno envejece, el deterioro lento de los ojos es muy común y pueden desarrollarse problemas oculares como cataratas y glaucoma y complicar aún más la vista. Al igual que la visión, la pérdida auditiva puede ocurrir gradualmente sin que uno se dé cuenta. La pérdida de audición aumenta el riesgo de conducir porque afecta la capacidad de una persona para escuchar sirenas de emergencia, bocinazos y otros sonidos que indican un posible peligro y la necesidad de pensar y reaccionar rápidamente. Anime a su familiar a programar un examen de la vista y una prueba de audición anuales.

Hay ciertas señales que debe buscar que indiquen si su ser querido podría necesitar dejar de conducir.

Busque nuevas abolladuras o rayones en el automóvil. ¿El conductor ha raspado el automóvil contra el buzón, las puertas del garaje y los bordillos cerca de la casa? Un aumento en las multas de tránsito o las advertencias por parte de los agentes del orden público podría ser una señal de problemas. Estas señales de alerta indican frecuentes "llamadas cercanas" y no deben ignorarse. Preste atención a las señales de su familiar anciano, como la duda para conducir de noche o el aumento de la frustración por estar perdido o no poder encontrar puntos de referencia locales.

En algún momento, su ser querido deberá realizar cambios en su actividad de conducción para poder seguir conduciendo de forma segura. Tomar el control y ser proactivo para corregir cualquier problema físico puede extender su capacidad para conducir durante meses y, a veces, años. Cuando llegue el momento en que su familiar necesite dejar de conducir, maneje la situación con respeto y cuidado y esté disponible para ayudar con la transición.

Sobre el Autor: Chris Guedri es un experimentado abogado de lesiones personales en el Richmond, VA oficina de Allen & Allen. Se ha manejado complicado casos de accidentes automovilísticos, Casos de accidentes de tractores y remolques, casos de accidentes de autobús y casos de productos defectuosos en Virginia y los Estados Unidos. En una carrera que abarca más de 30 años, ha sido reconocido por sus compañeros como un excelente litigante, Chris ha sido incluido en el libro Los mejores abogados de Estados Unidos desde 1995. Más recientemente, fue incluido en la Academia Internacional de Abogados Litigantes, una organización de abogados que son elegidos como miembros en función de su reputación de excelencia. Ha sido incluido entre "Legal Elite Best Lawyers in Virginia" por Revista de negocios de Virginia.