Miguel de Fredericksburg | allen y allen

Miguel de Fredericksburg

Cuando conducía, otro automóvil pasó la señal de alto, atravesó la intersección y me atropelló. No tenía a dónde ir para evitar el choque.

Uno de mis amigos estuvo involucrado en una situación similar y recomendó a Wil Van Winkle. Mi amigo dijo que Wil podía manejar cualquier cosa. Tuve una lesión en la cabeza al golpearme la cabeza contra el parabrisas. También me lastimé la rodilla, lo que me dolió durante meses. Mi rodilla ha mejorado con la terapia. Wil fue excelente durante todo el proceso.

Wil me dijo que se encargaría de todo, y lo hizo. Todo lo que tenía que hacer era llamar, y él se encargó del resto. Estaba tan feliz con él.