Tu salón de manicura puede ser responsable de tu infección grave