Mordeduras de perro: una guía completa para mantener seguros a los niños

Los perros ofrecen compañía, lealtad y amor. Por esas y más razones, se han ganado el apodo de “el mejor amigo del hombre”. Al mismo tiempo, no podemos hacer la vista gorda ante la realidad de que los perros, independientemente de su raza o temperamento, tienen el potencial de morder, especialmente cuando se sienten amenazados, asustados o provocados.

Bebé con perro pequeño

Estadísticas de mordeduras de perro

  • Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), cada año se producen aproximadamente 5 millones de mordeduras de perro en los Estados Unidos, siendo los niños los más afectados. más vulnerable grupo.
  • Más del 70 por ciento de las mordeduras de perros en niños menores de 4 años se produjeron en la región de la cabeza o el cuello, probablemente debido a su altura.
  • En promedio, aproximadamente entre 30 y 50 personas mueren cada año por mordeduras de perro en Estados Unidos, según la Biblioteca Nacional de Medicina.
  • Más de 800.000 picaduras al año requieren atención médica.
  • Además de las lesiones físicas, las personas mordidas por un perro también corren el riesgo de contraer las siguientes enfermedades:
    • Celulitis
    • Meningitis
    • Rabia
    • Linfangitis
    • Endocarditis
    • Tétanos

En esta publicación de blog, exploraremos estrategias y precauciones efectivas para prevenir las mordeduras de perros y garantizar la seguridad de los niños.

Niño andando en bicicleta con perro

Comprender el comportamiento del perro

Comprender el comportamiento del perro es fundamental para prevenir las mordeduras. Los perros se comunican a través de lenguaje corporal, y reconocer signos de estrés o malestar puede ayudar a evitar situaciones peligrosas. Común señales Los síntomas de que un perro se sienta incómodo incluyen:

  • Movimiento rápido de la cola o “flaqueo”
  • Inclinándose hacia adelante
  • Cabeza o cuello bajados
  • Moverse a una posición elevada o “buscar altura”
  • mirada dura
  • “Congelación”/postura corporal rígida
  • Expresiones faciales como mostrar los dientes.
  • Ladridos, gruñidos o gruñidos
  • “Pelo” levantado (pelaje a lo largo de la espalda)
  • Evitación o intentos de escapar.

Es fundamental enseñar a los niños a respetar los límites de un perro y reconocer estas señales de advertencia. Estas son señales del perro de que debes aumentar la distancia y darle algo de espacio. Reconocer estas señales de advertencia puede evitar que un niño sea mordido.

Supervisión y educación

Para que los niños y los perros establezcan relaciones y maravillosos recuerdos para toda la vida entre ellos, es esencial brindarles supervisión y educación de adultos durante esas interacciones. Los padres y cuidadores siempre deben dejar claro a los niños que los perros pueden morder y que deben respetarlos para garantizar interacciones positivas.

La supervisión de los padres es incluso necesaria en el caso de las razas "tranquilas". Educar a los niños sobre el comportamiento seguro con los perros es fundamental. Enséñales a:

  • Pide siempre permiso antes de acariciar a un perro.
  • Acérquese a los perros de forma tranquila y silenciosa, idealmente desde un lado.
  • Extienda una mano y permita que los perros la huelan antes de intentar acariciarlos.
  • Aprende a leer el lenguaje corporal canino.
  • No acaricies a un perro en la parte superior de la cabeza; más bien, dale palmaditas en la mitad superior de la espalda o cerca del cuello y el pecho.
  • Evite sujetar, asustar o acorralar a los perros.
  • Nunca moleste a los perros mientras comen, duermen o cuidan a sus cachorros.
  • Evite abrazar o trepar a los perros.

Enseñar a los niños a respetar a todos los animales, incluidos, entre otros, los perros, es clave para generar compasión y, en última instancia, prevenir daños.

dos niños acariciando a un perro cansado

Elegir el perro adecuado

Porque más de la mitad de las lesiones por mordeduras de perro ocurren en casa con mascotas familiares, es clave que seleccione un perro para su familia que tenga un temperamento, tamaño y nivel de energía que se adapte a las necesidades de su familia. Esto es especialmente cierto si hay niños en su hogar. La raza de un canino puede influir en el comportamiento de su mascota, pero es igualmente importante evaluar las personalidades individuales. Si seleccionas un perro que no es un cachorro, es mejor para comprender el entrenamiento, la crianza, la socialización, el manejo, los genes y el entorno del perro antes de dejarlo entrar a su casa.

Al adoptar o comprar un perro, considerar:

  • Temperamento: investigue razas de perros y considere tipos que sean conocidos por su amabilidad y adaptabilidad. Cuando visite el refugio de animales, hable con el personal para obtener información sobre los perros que está considerando y busque perros que muestren un comportamiento tranquilo y gentil con los niños.
  • Tamaño: Elija un perro que tenga el tamaño adecuado para su familia y su espacio vital. Las razas grandes pueden derribar involuntariamente a los niños pequeños durante el juego.
  • Nivel de energía: haga coincidir el nivel de energía del perro con el estilo de vida de su familia. Las razas con mucha energía pueden requerir más ejercicio y estimulación para evitar el aburrimiento y posibles problemas de comportamiento.
  • Compromisos de tiempo: el entrenamiento y la socialización son componentes cruciales de la tenencia responsable de un perro, y estos esfuerzos toman tiempo. Asegúrese de tener tiempo para realizar clases de obediencia o una socialización adecuada para su perro. Invertir tiempo en estas actividades desde una edad temprana puede ayudar a prevenir el miedo, la ansiedad y el comportamiento agresivo en el futuro.

Seleccionar un perro para su familia que pueda prosperar en su espacio vital, reflejar el nivel de actividad de su familia específica, requerir el tiempo que su familia tiene para dedicarle y mostrar los rasgos de personalidad que funcionarán mejor con los miembros de su hogar. asegure un vínculo significativo y de bajo estrés con su mascota para toda la vida.

niño durmiendo con perro pequeño

Hacer de tu casa un hogar para tu perro:

Crear un ambiente tranquilo y seguro en casa es fundamental para prevenir las mordeduras de perro. A continuación se ofrecen algunos consejos para garantizar que su hogar proporcione un entorno seguro para todos, ¡incluidos los perros!

Prevenir las mordeduras de perro requiere una combinación de:

  • Comprender el comportamiento del perro
  • Supervisión adecuada
  • Educación
  • Elegir el perro adecuado
  • Tenencia responsable de mascotas.

No hay duda de que los perros son compañeros adorables y leales que pueden enriquecer nuestras vidas. Sin embargo, debemos permanecer alerta para evitar posibles conflictos.

Si usted o un ser querido ha sido mordido por un perro y desea discutir un caso potencial, comuníquese con el bufete de abogados de lesiones personales de Allen, Allen, Allen & Allen. Nuestros abogados Tiene experiencia ayudando a clientes con mordeduras de perro y puede ayudarlo a navegar por los aspectos legales de su caso mientras usted se concentra en la curación.

Para una evaluación gratuita de su caso, llámenos hoy al 866-388-1307 hoy.