Homenaje al Sr. George E. “Ted” Allen, III | allen y allen

Homenaje al Sr. George E. “Ted” Allen, III

Es con cariño, respeto y gran admiración que recordamos a uno de los grandes líderes de nuestra firma, el Sr. George E. “Ted” Allen, III. Reflexiones de P. Christopher Guedri, colega y amigo.

Al crecer en una familia de abogados, Ted se graduó de la Universidad de Virginia y de su facultad de derecho en 1973. Poco tiempo después, Ted se unió a la firma. Bajo la guía de su padre, George Allen, Jr., y la tutoría del gran Cary Branch, Ted pronto llegó a ser reconocido como un abogado litigante y defensor excepcional. Durante más de 40 años, Ted dedicó su vida profesional a sus clientes. Sus extraordinarias habilidades solo fueron superadas por su ética de trabajo: Ted era a menudo el primero en llegar a la oficina y el último en irse. Mientras mantenía una práctica legal activa, Ted se desempeñó como presidente de la firma de 1990 a 1999. Bajo su liderazgo, se abrieron nuevas oficinas en todo el centro de Virginia, expandiendo así la huella de la firma y su capacidad para servir y proteger a más personas lesionadas injustamente. De 1993 a 1994, Ted se desempeñó como presidente de la Asociación de Abogados Litigantes de Virginia. También fue nombrado miembro de la Academia Internacional de Abogados Litigantes, una asociación de abogados de todo el mundo a la que solo se puede invitar, cuya membresía está limitada a 500 abogados.

A lo largo de su carrera, Ted representó a cientos de clientes gravemente heridos con compasión, devoción y habilidades excepcionales. Aquellos a quienes representó fueron verdaderamente bendecidos.

El compromiso de Ted con la ley y sus clientes solo fue superado por su compromiso con su familia y su iglesia. Adoraba a Anne Cary, su esposa durante 39 años, sus tres hijos, Cary, Will y David y sus nietos, Clyde, Grace y Noel. Atesoraba las vacaciones que la familia tomó en muchos de nuestros parques nacionales y los muchos fines de semana que compartieron juntos en su "hogar lejos del hogar" en Antipoison Creek en Whitestone, Virginia.

Ted fue un miembro fiel y devoto de la Primera Iglesia Bautista, donde se desempeñó como diácono y maestro de escuela dominical durante muchos años.

Hace dos años, a Ted le diagnosticaron un trastorno neuromuscular incurable. A medida que su cuerpo se volvió cada vez más débil, su fe nunca vaciló. Se mantuvo positivo, agradecido por la vida y la familia con la que fue bendecido. Ted realmente vivió una vida importante y murió con dignidad el 29 de marzo de 2017. Nunca he conocido a un hombre mejor.